Cuando piensas en Camboya, lo que te viene a la cabeza es  Angkor Wat. Sin duda es una maravilla del mundo. Equiparable a las pirámides, a Machu Picchu, el tesoro de Petra u otros monumentos grandes del planeta. La mayoría de gente no tiene tiempo de descubrir otra Camboya.

Nosotros, hemos viajado un poco más por el país y la verdad que nos ha encantado. Hemos ido a otras ciudades, a la playa, a Phonm Penh, y fue aquí, en la capital, en la que nos enteramos un poco de la historia (reciente!!) del país.

Atardecer en el palacio imperial de Phnom Penh

Atardecer en el palacio imperial de Phnom Penh

La verdad que no es un post bonito o divertido, pero nos gustaría contar algo de lo que pasó, ya que nuestra generación no lo conoce,  no lo hemos estudiado, ni leído porque no nos tocaba cerca.

Camboya sufrió una dictadura de Pol Pot (1975 – 79). Este personaje, cuando echaron a los yankis de Camboya, se hizo con el poder. Pues durante su dictadura asesinó a 1/3 de la población, se dice pronto!! A 1 de cada 3 personas de su país!! Vació las ciudades y envió a todo el mundo a trabajar al campo. Todos los intelectuales, profesionales y artistas fueron los primeros en ser asesinados.

Hubo más de 300 campos de exterminio por todo el país. Nosotros visitamos un campo cerca de Phnom Penh, Choeung Ek Memorial (Killing Fields) y la verdad que es duro. No hicimos ninguna foto, porque se queda el cuerpo fatal. Murieron más de 200.000 personas. Como no tenían dinero para tantas balas, los mataban a golpes y caían a las fosas comunes. A los bebés, los estampaban contra un árbol. Horrible.

Y después de esta dictadura, nuestros países, seguían haciendo la vista gorda ante este genocidio y reconocían a Pol Pot como presidente del país. También entran en juego muchos intereses y apoyos de China, o guerra con Vietnam.

Pero es que esto fue ayer… en 1979. Es verdad que era mucho más difícil conocerlo que ahora. El país estaba cerrado y los que vivían cerca ni se enteraban que en estos campos mataban gente, ya que lo hacían de noche, ponían música y consignas a tope de volumen. Llegaba un camión cargado y lo vaciaban. Todavía hoy brotan huesos de las fosas comunes en la época de lluvia…

Alguna de sus frases eran:

– Mejor matar a un inocente por error que dejar a un culpable vivo
– ‎Hay que matar a la hierba de raíz (mataba a la familia y hijos, para que no crecerán y quisieran vengarse)
y muchas más, igual de terribles…

En fin, solo queríamos darlo a conocer, o recordarlo, y recomendar la visita, porque también es parte del país, para entenderlo mejor. Cualquier comentario o aporte es bien recibido!! Nosotros seguiremos leyendo para descubrir, aunque es duro y difícil…

Compartir